Buscar
01:43h. Jueves, 17 de Agosto de 2017
La marina parrote
La marina parrote

Han llegado las lluvias de golpe al país de la lluvia, tras un invierno primaveral que no dejaba de asombrarnos, cumpliendo una ley de compensación que, dicen los meteorólogos, puede existir. Llueve lo que no había llovido y lo que tocaba que lloviera a estas alturas. Llueve y en pleno centro de A Coruña se han levantado las nuevas losas de la Marina por exceso de tráfico a la espera de que se abra el túnel de O Parrote, que no se abre precisamente por deficiencias detectadas por el Ayuntamiento en la red de pluviales. Porque en A Coruña y en Galicia llueve y las obras, en zonas ganadas al mar sobre todo, deben acomodarse a esta realidad. Todo lo que ha rodeado la transformación del centro, de La Marina, ha sido una continua huída hacia adelante con obras con presupuestos altísimos en plena crisis e intento de cumplimiento de plazos por motivos electorales por parte del anterior gobierno del PP. Las prisas y los apaños no son buenos consejeros cuando se habla de transformar el salón de estar de una ciudad, como lo están llamando estos días desde el Ayuntamiento. Es lógico que el nuevo gobierno se haya detenido un momento para hacer balance de cómo estaban las cosas y de lo que está dispuesto a asumir antes de seguir. No debe pararse mucho, porque estamos hablando de la foto clásica de esta ciudad, pero lo que estamos viviendo es sólo el último capítulo de un despropósito que al final llegará a buen puerto. Eso esperamos todos. 

Hace un año Ayuntamiento, con el PP, y puerto presentaban esta animación digital de lo sería La Marina a estas alturas.